BANNER ALTO

cascaras-huevos1

A menudo “conocer” las cosas no es suficiente, sobre todo cuando al “conocimiento” no le sigue la experiencia. Que la cáscara del huevo es rica en calcio, es algo que siempre hemos oído decir, pero que el calcio, que, como se sabe, es el principal elemento químico del que está hecho el esqueleto, se pueda asumir fácilmente para nuestro bienestar no es algo tan obvio.

La cáscara de huevo también es rica en hierro, cobre, manganeso, zinc, fósforo, flúor y cromo, y podemos, por lo tanto, decir que es una verdadera “bomba” natural rica en minerales que, entre otras cosas, por su particular composición casi idéntica a la de los mismos elementos presentes en nuestro organismo, son de fácil absorción.

El calcio posee las propiedades conocidas universalmente: previene la osteoporosis, ayuda a mantener bajo control el colesterol y la presión arterial, regula los latidos del corazón y, cuando se toma en dosis suficientes, estimula la médula ósea para producir células del sistema inmune.

Desgraciadamente, algunos malos hábitos de la vida actual, el tabaquismo, el alcohol y la mala alimentación, contrastan la adecuada absorción del calcio y, en general, de los minerales y, por tanto, es muy importante asumir la cantidad adecuada para evitar sorpresas desagradables

huevos-2

La medicina natural, que, con el tiempo, está demostrando ser muy eficaz que, ya tiene muchos aficionados, recomienda asumir de 1,5 a 3 gramos por día de cáscara de huevo desmenuzado, sobre todo en ciertos períodos de la la vida, como durante la menopausia o el embarazo para las mujeres, en los que es especialmente necesario. Vemos, pues, cómo crear fácilmente con nuestras propias manos tres preparados muy útiles para nuestra salud.

1) JARABE PARA LA TIROIDES

Ingredientes

  • 8 cáscaras de huevo
  • 2/3 limones
  • 1 kg de miel,
  • 1 litro de aguardiente o alcohol

Procedimiento

  • Picar las cáscaras de huevo en un mortero hasta que se obtenga un polvo similar a la harina.
  • Exprimir los limones y verter el zumo obtenido sobre las cáscaras trituradas, cubriendolas por completo, y dejar la mezcla en la nevera durante 7 días. Los ácidos del zumo de limón disolverán la “harina de cáscaras.”
  • Añadir la miel y el aguardiente, esta última sirve para evitar que los ingredientes se alteren, y mezclar bien.
  • Dejar reposar otros 7 días antes de su consumo. EL PROCEDIMIENTO CONTINÚA EN LA PÁGINA 2 >>>

BANNER BASSO
Pagina 1 di 2